Los productos cosméticos incluyen una enorme variedad de ingredientes. Y aunque muchos de ellos poseen un papel clave a la hora de facilitar la eficacia de los principios activos, son estos últimos los más relevantes. De hecho, aquí en nuestro blog decicamos todo un post a los principales principios activos en cosmética. Si lo leiste, o lo estás leyendo en este momento, descubrirás que uno de ellos es el llamado ácido hialurónico. En el artículo de hoy veremos en profundidad de qué se trata y cuáles son los beneficios para nuestra piel.
 
 

¿Qué es el ácido hialurónico?

Pregunta clave: ¿qué es el ácido hialurónico? Pues aunque muchas personas tiendan a pensar, fruto de una enorme desinformación vertida en series de televisión y otros programas televisivos, que este componente tiene un origen sintético, lo cierto es que no. En realidad, el ácido hialurónico es un componente natural del cuerpo humano. En concreto, podemos encontrarlo en las articulaciones, en los cartílagos y en nuestra piel. De ahí que sea tan empleado con razones cosméticas. Especialmente el ácido hialurónico para la cara.
 
¿Pero de qué manera puede ayudarnos específicamente? Pues de muchas maneras diferentes. Por ejemplo, y en el caso de las articulaciones, impide fricciones dolorosas y deteriorantes. En el caso de los cartílagos, a su vez, tiene unas funcionalidades reconstituyentes. Por último, y en cuanto a la piel, cuenta con una gran cantidad de beneficios diferentes. Es, en otras palabras, un ingrediente esencial para el funcionamiento que llevan a cabo muchos de los tejidos del cuerpo humano. De ahí el uso del ácido hialurónico inyectable.
 
Y es que aunque nuestro cuerpo puede producirlo por sí mismo, una pequeña ayuda externa favorece muy intensamente el bienestar de dichos tejidos. Especialmente de la piel. Después de todo, existen muchísimos productos cosméticos que contienen ácido hialurónico en su composición. ¿Pero de dónde proceden estas cantidades de ácido hialurónico? Puede ser de varios sitios diferentes, pero sin duda el ácido hialurónico de origen vegetal es el más utilizado en cosmética. Te contamos todos sus beneficios.
 
 

Ventajas del ácido hialurónico vegetal

Una de las grandes ventajas del ácido hialurónico vegetal es su gran capacidad de absorción. Esto provoca que su uso aumenta la cantidad de agua que retenemos en nuestra piel. Como todos sabemos, hidratarse es un requisito indispensable para mantener una piel saludable. Pero no queda ahí la cosa. Y es que el ácido hialurónico de origen vegetal favorece la creación de colágeno. Se trata de una molécula encargada de que nuestra piel se sostenga, lo que resulta fundamental para el lucimiento joven de la misma.
 
¿Qué más? Pues el ácido hialurónico de origen vegetal no solo favorece el rejuvenecimiento de la piel. Sus fantásticas propiedades también le permiten combatir directamente las arrugas expresivas. ¿Cómo? Pues a través de su capacidad para dar volumen a nuestra piel. En ese sentido, resulta aún más efectivo cuando se inyecta directamente en la piel, pero resulta igualmente útil incorporado a los productos cosméticos. Es una buena oportunidad para que eches un vistazo a nuestro post sobre qué es un cosmético y qué no lo es.
 
 

Ácido hialurónico para la cara

¿Buscas un extra de ácido hialurónico para tu cara? Nosotros te recomendamos que sea de origen vegetal. Este ingrediente, extraído directamente de la celulosa del pino, es tan efectivo como el ácido hialurónico de nuestra piel. Es muy importante que tengamos en cuenta que la producción del ácido hualurónico propio va disminuyendo a partir de los treinta años. Es fundamental en ese momento, si queremos mantener nuestra lozana nuestra piel, darle un empujón extra. Tu piel y tu aspecto te lo agradecerán.