Desde hace miles de años se le da al alcohol toda clase de usos y tiene un sinfín de utilidades. Desde la preparación de bebidas hasta perfumes, productos medicinales y elaboración de cosméticos. Sin embargo, a pesar de su antigüedad, son muchas las críticas hacia su utilización en artículos. Por esta razón es importante dejar claro los beneficios o desventajas del alcohol en los cosméticos.

Este líquido incoloro se extrae de la fermentación de algunos cereales, la caña de azúcar, la uva o la remolacha, entre otros. Las marcas de cosmética natural suelen hacer uso del etanol o alcohol alimenticio mezclándolo con aceites esenciales o de manera pura. Sin embargo, cabe aclarar que el alcohol en cosmética suele utilizarse en cantidades muy bajas.

 

Efectos del alcohol en la piel

Sin embargo, si existen tantas críticas sobre el alcohol en los cosméticos, ¿por qué se sigue utilizando? Existen buenas razones para que la industria siga haciendo uso de este componente. Para empezar, es capaz de dotar al producto de una textura mucho más ligera. De esta forma, aquellas mezclas que resultan densas pueden tener una estética mucho más agradable.

Por otra parte, los lípidos, enzimas y antioxidantes que aporta pueden aportarle una gran acción protectora. Así, ayuda a que otros componentes beneficiosos para nuestra piel puedan cruzar mejor aportándonos todos esos principios. Claro que esto también supone que la barrera de protección de nuestra piel se vea dañada, por lo que también puede afectar a la salud de la misma a largo plazo.

Además, otro de los efectos del alcohol en la piel es que las células se ven afectadas yy atraen a los radicales libres. De hecho, existen investigaciones y experimentos en laboratorios que han demostrado que pueden llegar a provocar la muerte celular y destruir las barreras defensivas de las mismas.

Por lo tanto, el alcohol en la piel puede suponer un riesgo y provocar grandes daños a largo plazo si se utiliza en grandes cantidades.

 

Cosméticos con alcohol

Existen muchos usos del alcohol para la cosmética. Como todos sabemos tiene propiedades antisépticas y antibacterianas, por lo que puede ser desinfectante. Sin embargo, en los maquillajes y cremas destaca su función astringente. De esta forma, los cosméticos pueden ayudar a cerrar los poros de la piel. Esta es la razón por la que es uno de los componentes principales de los tónicos faciales.

Como ya hemos mencionado, una de las razones principales es su carácter disolvente. Gracias a incluir este líquido se consigue disolver aceite esencial de las plantas. Además, hace que las cremas y emulsiones sean más ligeras y estéticas. Por último, otra de las razones por las que se realizan cosméticos con alcohol es que tiene un carácter refrescante.

Por todas estas razones, el alcohol puede resultar beneficioso para los maquillajes y cremas para la piel. Sin embargo, como hemos comprobado, también puede tener sus riesgos y algunos efectos adversos para la salud de la dermis, dependiendo sobre todo del tipo de piel

 

 Alcohol etílico en la cosmética

Existen muchos tipos y variedades de alcohol, aunque el más famoso de todos también es el que se aplica en maquillajes, perfumes y cremas: el alcohol etílico en cosmética. Su origen es orgánico y vinícola o de caña de azúcar o maíz. Es la única clase de etanol admitido para estos productos porque supone un riesgo menor, por eso no está desaconsejado por todos los profesionales.

Como hemos comprobado, existen serios pros y contras para el uso del alcohol en cosméticos, por lo que mientras que muchos los desaconsejan, otros profesionales siguen considerándolo aceptable. Es por esto que muchos laboratorios cosméticos siguen utilizándolos.