Nuestro organismo cuenta con las herramientas naturales necesarias para protegernos de las heridas causadas de manera accidental o mediante una intervención quirúrgica. Tras activarlas todas, permanece un rastro en la zona de la cicatriz que, en la mayoría de ocasiones, desaparece con el tiempo. Sin embargo, hay heridas que, por su localización, su profundidad o su dirección dejan marcas que no desaparecen con el tiempo. Son las cicatrices. En el artículo de hoy estudiaremos si verdaderamente es posible eliminar las cicatrices de nuestro cuerpo.

 

Marcas en la piel

Las cicatrices adquiridas en nuestra piel pueden ser muy diversas. En ese sentido, existen marcas con una mayor probabilidad de permanencia que otras. Por ejemplo, las cicatrices adquiridas en zonas como la espalda, la frente o las piernas tienen más probabilidades de ser permanentes. Especialmente cuando la herida tiene una dirección vertical u oblicua. Por el contrario, las heridas horizontales tienen menos probabilidades de ser permanentes. Y mucho menos si se encuentran en las plantas de las manos o los pies. Eliminar cicatrices depende de esto.

Al fin y al cabo, no es lo mismo intentar eliminar una cicatriz oblicua en la espalda que una cicatriz horizontal en una zona con mayor regeneración. Esto es importante a la hora de plantearnos un tratamiento de cicatrices y disponer de unas expectativas realistas. Incluso la eficacia de los métodos más sofisticados depende también de las características de la cicatriz. En muchos casos, lo máximo que podremos obtener será una aminoración de la cicatriz y no su eliminación completa. Sin embargo, esto puede marcar una diferencia enorme.

 

Tratamiento para cicatrices

Del mismo modo, es muy importante que tengamos en cuenta que las cicatrices son muy diferentes en base a el origen de las mismas. Hasta tal punto que determinadas cicatrices suelen eliminarse –o atenuarse- mediante un tratamiento de cicatrices concreto y otras cicatrices mediante otros tratamientos. Tratamientos que pueden ir desde la utilización de cremas con factores de crecimiento epidérmico como Fluvix hasta las operaciones de cirugía estética, pasando por procesos menos invasivos como la dermoabrasión o la micropigmentación.

 

Eliminar cicatrices quirúrgicas

Las cicatrices provocadas por operaciones médicas tienen unas características muy especiales. Y es que, como norma general, suele tratarse de incisiones muy profundas destinadas a llegar al interior del organismo. En ese sentido, el tratamiento de cicatrices médicas suele consistir en una cirugía de escisión simple. De una manera más concreta, el procedimiento consiste en la extirpación de la cicatriz con el objetivo de volver a cerrarla con mucho más cuidado. También suele aplicarse dermoabrasión y terapias de presión.

 

Tratamiento cicatrices profundas de acné

Otro tipo de cicatrices muy habituales son las cicatrices provocadas por el acné. Estas suelen tratarse mediante un procedimiento de cirugía láser. En líneas generales, son cicatrices con mayor facilidad de eliminación que las cicatrices médicas. Suelen ser procedimientos bastante exitosos. También puede utilizarse un procedimiento de dermoabrasión. Consiste en utilizar un instrumento de diamante o un cepillo de alambre para desgastar la piel en su superficie. El mejor tratamiento de cicatrices para cada caso debería decidirlo un especialista.

 

Eliminar cicatrices antiguas

Muchas de las cicatrices que adquirimos en nuestras aventuras y desventuras vitales requieren tiempo para ser eliminadas de manera natural por nuestro organismo. Como en muchas otras cosas, la paciencia es clave en este tipo de situaciones. Sin embargo, y como hemos visto, algunas cicatrices no desaparecen. Y no lo hacen del todo ni aunque utilicemos los métodos más profesionales. Eliminar cicatrices antiguas es posible, pero no en todos los casos. Como apuntábamos antes, consultar a un dermatólogo especializado es tu mejor alternativa.