En el artículo anterior profundizamos acerca de las fases de cicatrización. Os dijimos, y no os mentíamos, que buscábamos ante todo satisfacer una curiosidad bastante frecuente. No obstante, no os contamos toda la verdad. Y es que, además de servir como alimento para nuestra curiosidad, aquel artículo tenía otro propósito: que cada uno de vosotros pudiese comprender mejor cómo funciona su organismo tras una herida con el objetivo de saber en qué fase se encuentra y, por tanto, qué puede hacer para favorecer la cicatrización.

Si recordáis bien, en el momento en que terminaba la fase de epitelización, donde se iniciaba la formación de la cicatriz, comenzaba la fase de remodelación de la misma. Una mejor o peor cicatriz dependerá, en gran medida, de esta última fase de la cicatrización. Y, en ese sentido, contar con una ayuda externa especializada es esencial. Una como Fluvix, un producto que potencia la regeneración de la piel dañada gracias a su ingrediente principal: una proteína conocida como factor de crecimiento epidérmico.

Vamos a conocer cuáles son sus usos y cómo utilizarlo correctamente.

 

Usos de Fluvix

Como apuntábamos, Fluvix es un producto ideado para favorecer el cierre de la herida, así como la regeneración de nueva piel sobre ella. En concreto, debe aplicarse en la herida durante el primer mes y medio tras producirse la herida, unas dos o tres veces al día. En otras palabras: es un regenerador de piel que puede usarse para las heridas no cerradas sin puntos de sutura, las heridas no cerradas con puntos de sutura, las incisiones de cirugía, las marcas del herpes labial, las llagas e incluso las marcas de varicela.

No obstante, sus propiedades epitelizantes también le proporcionan utilidad para muchas otras funciones. Como en la recuperación de la piel tras tratamientos estéticos como los peelings, la depilación láser o los tratamientos dermoabrasadores. O en cosmética antiedad, donde es utilizado como un regenerador de la piel dañada por el paso de los años. ¿Pero qué propiedades tiene Fluvix para hacerlo tan valioso para tantas aplicaciones distintas? Vamos a averiguarlo en el próximo apartado.

 

Beneficios Fluvix

El factor de crecimiento epidérmico, un polipéptido encontrado de manera natural en las plaquetas, es el factor diferencial de este fantástico producto. Sus acciones más importantes en nuestro organismo, y de manera más concreta en la herida, es fomentar la producción de fibroblastos y queratinocitos en la misma, así como aumentar la síntesis de colágeno general. Son estas moléculas las que producirán posteriormente la regeneración de la piel y la propia cicatrización. De esta manera, Fluvix combate las malas cicatrices.

Por otro lado, Fluvix también reduce las oxidaciones responsables del envejecimiento celular. Esta propiedad es la que lo hace tan tremendamente útil para combatir los síntomas de la edad. Basándose en el famoso factor de crecimiento epidérmico, también conocido como FCE, Fluvix consigue penetrar vía tópica para cuidar la piel de una manera única. Sobre todo, cuando se combina con otros cosméticos antiedad especializados. ¿Cuáles? Entra en la web de Heber Farma, fabricante de cosméticos, y conoce nuestros productos de alta cosmética.

Lo más curioso de Fluvix, sin embargo, es que funciona mucho mejor sobre pieles dañadas (ya sea por heridas, por cirugías o simplemente por el transcurrir natural del tiempo) que sobre las pieles sanas. Esto es debido a un peso molecular muy elevado de los factores de crecimiento epidérmico, que hacen que penetren muy bien en los tejidos dérmicos dañados, pero más difícilmente en los tejidos intactos. Por eso resultan tan sumamente útil en los procesos de cicatrización, cuando la piel está severamente perjudicada.

Así que ya sabes: si quieres tener una cicatrización más rápida y eficaz, cuenta con Fluvix como tu gran aliado.