Resulta fundamental utilizar crema solar, sobre todo en épocas de verano cuando nos exponemos mucho al sol. No solamente se trata de una cuestión estética, se trata de como cuidar la piel en verano. El sol puede dañar nuestra piel gravemente, degenerando en graves enfermedades. El problema es que generalmente concentramos su utilización en la época estival, por lo que permanecen el resto del año guardadas hasta que volvemos a necesitarlas. ¿A qué esto te suena? Pues agárrate porque las cremas solares caducan.

Como ocurre con otros muchos productos, estos pierden sus propiedades con el paso del tiempo. Esto quiere decir que por mucho que nos embadurnemos en crema antes de exponernos al sol, si el bote que usamos esta caducado, nuestra piel esta totalmente expuesta. Por esta razón, además de buscar la mejor protección solar para ti, también debes comprobar la fecha de caducidad.  Las consecuencias de no hacerlo pueden ser muy graves y negativas a varios niveles.

¿Has oído hablar del cáncer de piel? Aunque hay un factor genético que influye en esta enfermedad, las evidencias científicas señalas que las radiaciones de los rayos del sol están claramente relacionadas con este problema. Además, las consecuencias de tomar el sol sin protección solar son manchas en la piel, envejecimiento prematuro y grandes irritaciones en la epidermis.

Para evitar estas y otras consecuencias negativas del sol en nuestro cuerpo, no basta con aplicarnos crema solar. Hay que asegurarse de que esta en buen estado. Para ello, podemos comprobar la fecha de vencimiento de las cremas solares, ya que viene indicado en su bote. Además, puedes seguir leyendo para saber cuanto duran estos productos y cómo podemos comprobar fácilmente si siguen siendo efectivos.

 

Cuando caducan los protectores solares

 

Cada crema solar es distinta. Para su elaboración se utilizan diferentes componentes, por lo que sus propiedades varían mucho. Por esta razón, lo más aconsejable es consultar la fecha de vencimiento de los protectores solares comprobando el propio envase. ¿Cómo? Pues muy fácil. En el bote de tu crema encontrarás un icono con la forma de un tarro abierto. La cifra que aparece junto con la M son los meses durante los cuales el producto estará en buen estado desde que lo abramos.

Las cremas solares suelen estar diseñadas para durar bastante tiempo. Sus fabricantes son conscientes de que lo más normal es que al terminar el verano nos sobre producto. Por eso, están creadas para aguantar más de un año. De esta forma, no hay problema en utilizar la crema que sobró el año pasado.

Algunas se conservan mejor que otras, pero es imposible que conserven toda su potencia pasados los tres años desde su apertura. Nosotros te recomendamos controlar lo máximo posible el estado de tu crema solar. Para ello, puedes apuntar en el bote en que fecha lo adquiriste, de esta forma podrás calcular cuanto tiempo lleva abierto.

Además, puedes prestar atención a la crema. Así sabrás si realmente está en buen estado. Si el color, el olor o la textura cambian, puedes empezar a alarmarte. Cuando se caducan, suelen presentar un aspecto mucho más líquido. Esto es más difícil de comprobar en los protectores que funcionan en spray, pero aun así podrás notar ciertas señales si te fijas bien.

Por último, es fundamental cuidar las condiciones de conservación para que nos dure lo máximo posible. Es mejor buscar un espacio con condiciones secas y frescas. Evita el cuarto de baño, ya que tiene mucha humedad y puede contribuir a deteriorarlo. Además, es muy importante protegerlo del sol. En verano es difícil evitar que este expuesto al calor porque solemos llevarlo con nosotros a la playa, pero el resto del año podemos guardarlo en un cajón o en algún lugar cerrado. Siguiendo todas estas recomendaciones seguro que podrás controlar perfectamente el estado de tu protector solar.