Ya lo apuntamos en nuestro artículo acerca de los remedios para eliminar manchas blancas en la piel: estas manchas son extremadamente democráticas. No entienden de géneros, edades o razas. Pueden aparecer en todo momento de nuestras vidas y tengamos las características que tengamos. Por tanto, conocerlas un poquito mejor es una manera estupenda de autoprotegerse de ellas. Especialmente de las manchas blancas en la cara, sin la más mínima duda las más problemáticas de todas. Al fin y al cabo, la única consecuencia de la mancha es estética.

Porque no, las manchas blancas no representan ningún peligro para nuestra salud. Y, sin embargo, pueden servir de puerta de entrada para de inseguridad e incluso crisis de autoestima. Como decíamos, esto es más susceptible de tener lugar cuando dichas manchas aparecen en el rostro. Estarán visibles la totalidad del tiempo. Por lo que puede ser una verdadera fuente de problemas psicológicos sino se trabajan mentalmente. Aun así, hay cosas que podemos hacer contra las manchas blancas en la cara. Pero antes debemos entender qué las causa.

 

Causas de las manchas blancas en la cara

Las causas de las manchas blancas en la cara son muy diversas. Así, pueden provenir de afecciones de la piel tan variadas como el tiña versicolor, la pitiriasis alba o el famoso vitíligo, que padece un 2% de la población. En este último caso, además, no están claros los detonantes. Los especialistas médicos apuntan hacia tres diferentes opciones. En primer lugar, un déficit micronutricional de vitamina B9, vitamina B12 y calcio. En segundo lugar, el estrés oxidativo celular. Y, en tercer lugar, una respuesta autoinmune inexplicable destructora de melanocitos.

Sea como sea, el vitíligo no es la única fuente de manchas blancas. Antes apuntamos a otras dos afecciones de la piel, pero las causas van mucho más allá. En ese sentido, hay muchas manchas blancas en la cara por el sol. Y es que la sobreexposición solar acelera el estrés oxidativo de las células. También aparecen manchas blancas en la cara como consecuencia de una infección fúngica, es decir, de hongos. O por una rutina de higiene inadecuada. Especialmente cuando no nos secamos correctamente después de darnos una ducha. Una dinámica perjudicial.

 

Tratamiento para manchas en la cara

Teniendo en cuenta todo lo anterior, es evidente que parte del tratamiento de las manchas blancas en la cara tiene bastante que ver con nuestras rutinas y comportamientos. O, más que tratamiento, su prevención. En este sentido, resulta imprescindible cuidar nuestra piel cuando tomamos el sol. Para ello, nada como limitar nuestra exposición y utilizar una buena crema de protección solar. Además, también tenemos que secarnos bien cuando salimos de la ducha y llevar una dieta equilibrada que incluya todos los nutrientes que necesita nuestro cuerpo.

¿Pero qué ocurre cuando las manchas ya han aparecido en nuestra cara? En esos casos, contamos con soluciones de origen cosmético: las cremas y sueros despigmentantes. Eso sí, solo nos servirán cuando las manchas blancas de la cara no sean muy profundas. Sobre cómo eliminar las manchas blancas de la cara con remedios caseros, contamos con opciones como el jugo de limón, el vinagre de manzana, el aloe vera o el pepino. De nuevo, cuando las manchas son muy profundas puede que la única opción viable sean los tratamientos estéticos.

 

Manchas blancas en la cara en niños

Como explicamos al principio de este artículo, las manchas blancas son muy democráticas. Por eso es normal si aparecen manchas blancas en la cara en niños. Puede deberse a componentes genéticos, pero también a todas esas causas naturales que mencionamos antes. Así, la mejor manera de prevenirlas es protegiéndolos mucho del sol, secándolos adecuadamente cada día y dándoles una alimentación equilibrada. Muchas veces, acciones como estas, tan sencillas, pueden cambiarlo todo.