Los criterios estéticos cambian con el paso del tiempo. Varían los zapatos que queremos llevar. Varían las ropas que queremos lucir. Y, por supuesto, varía la modalidad de maquillaje que queremos aplicarnos. Es una cuestión cambiante y, en muchas ocasiones, cíclica, que nos invita a vernos diferentes cada cierto tiempo. En ese sentido, durante los últimos años ha ido ganando más y más popularidad el conocido como maquillaje natural diario, especialmente frente a otros maquillajes más intensos.

¿Pero en qué consiste el maquillaje natural? Pues en un estilo de maquillaje basado en la sencillez y la liviandad. Se utilizan colores neutros para generar el llamado efecto piel desnuda, se evitan colores muy impactantes y, en general, se busca transmitir naturalidad. O, en otras palabras: huir de un maquillaje que parezca maquillaje. Con un buen maquillaje natural diario, sacarás la mejor versión de ti sin que parezca que te has esforzado mucho. En Heberfarma vamos a explicarte cómo llevarlo a cabo.

 

Maquillaje de cara

Lo primero que tenemos que hacer antes de adentrarnos en el maquillaje propiamente dicho es limpiar la piel de nuestra cara. Para ello, recomendamos utilizar uno de nuestros geles limpiadores, diseñados específicamente para proteger los poros del rostro. Una vez hecho esto, deberemos además aplicar una crema hidratante con el objetivo de fortalecer nuestra piel. Cuanto más hidratada y sano, menos maquillaje en crema necesitaremos si queremos obtener un look fresco, radiante y natural.

¿Cara limpia e hidratada? Pues vamos con el corrector. Lo utilizaremos sobre las pequeñas imperfecciones para disimularlas. Imperfecciones como las habituales y molestas ojeras. Cuando hayamos hecho esto será el instante de utilizar la base de maquillaje natural. En este caso recomendamos emplear concretamente una base de una textura muy fluida. De esa manera lograremos imprimir a nuestro rostro una mayor naturalidad. Especialmente cuando seleccionamos una base con un color muy similar a nuestra piel.

Ahora llegan los contrastes. La tendencia del maquillaje natural es, como apuntábamos anteriormente, darle a nuestra apariencia un toque lo más orgánico posible. Que no parezca artificiosa. ¿Y qué mejor que un toquecito de sonrojo aquí y allá? Para ello, debemos emplear colores y polvos bronceadores de colores muy pero que muy suaves. Queremos que parezca natural. Queremos que parezca que nuestras mejillas son así. Que nuestra piel ha sido bronceada de manera natural por el sol. Así que cuidado con sobrecargar.

Por últimos, vamos con los labios. Los labios son una parte muy importante de nuestra cara. Unos labios con una buena textura y un buen color pueden aportarle un valor diferencial a tu aspecto. Pero, de nuevo, mucho cuidado, ya que nuestro objetivo es que sean realzados de una manera aparentemente natural. Así que elige pintalabios con colores suaves. Suaves no objetivamente. Suaves en relación al color natural de tus labios. Que sean similares y parezcan que van desnudos, sin maquillaje natural diario.

 

Maquillaje natural para el día

El maquillaje natural diario tiene múltiples ventajas. Por un lado, es un tipo de maquillaje que realza nuestros atributos de una manera delicada. Un valor cada vez más apreciado: la naturalidad. Pero, por otro lado, este tipo de maquillaje tan de moda también nos cuida. Frente a otros tipos de maquillajes más agresivos, que consiguen obstruir más los poros de nuestra piel, el maquillaje al natural mantiene nuestra piel más saludable. Sobre todo, cuando cumplimos con nuestros deberes: desmaquillarnos todas las noches con agua micelar y limpiar la piel.