La música new age invadiendo los oídos, la espuma del baño cubriendo el cuerpo y las dos rodajas de pepino en los ojos. La imagen paradigmática del relax. La imagen que mejor define el concepto de “voy a pasar de salir esta noche y voy a quedarme en casa cuidándome como me merezco”. ¿Cuántas veces la habremos visto? ¿En cuántas escenas de películas y en cuántas escenas de capítulos de series de televisión la habremos presenciado? Incluso con intenciones cómicas. Alguien abre una puerta y boom, otro alguien le recibe con una mascarilla de pepino por toda la cara. Risas y más risas.

Pero al margen de la comicidad, hay una verdad incuestionable: la mascarilla de pepino es una excelente solución contra las ojeras y contra otros problemas de la piel. Funciona. Realmente funciona. No es una inutilidad más de buena prensa y poco fundamento científico. Que no te engañen quienes son demasiado vagos para cuidarse una pizquita cada día. Créenos: va muy bien el pepino para las ojeras. De ahí que no solo proliferen las mascarillas caseras de pepino, sino que cada vez más laboratorios de cosmética lo incorporen como ingredientes en muchas de sus fórmulas. Te contamos por qué.

 

Pepino y las ojeras, sus principales beneficios

El pepino es uno de esos alimentos sagrados para quienes quieren perder peso. ¿Por qué? Pues porque contiene una cantidad ridícula de kilocalorías por cada cien gramos. Concretamente, trece. Y es que hasta un 97% de este alimento es agua. El resto, por fortuna para nosotros, son valiosísimos micronutrientes de enorme importancia para nuestro organismo. Tanto desde el interior, cuando nos lo comemos, como del exterior, cuando lo aplicamos sobre nuestra piel. Entre ellos, las vitaminas A, C y E, que conforman un supergrupo antioxidante. Además, son potenciadores de la formación de colágeno, clave como sustancia antienvejecimiento.

Además de antioxidante e hidratante dérmico, perfecto para quienes tienen la piel dañada, las propiedades que posee el pepino lo convierten en un perfecto aliado contra las quemaduras del sol. También contra el acné, dado que combate el exceso de grasa por sus funciones astringentes y actúa como antiinflamatorio. Es precisamente por esta última propiedad, como por sus capacidades hidratantes, por lo que funciona también el pepino en los ojos como enemigo de las malditas ojeras. Si las sufres, deberías probarlo. Ah, espera, que igual no sabes cómo. Vamos a ayudarte con eso también.

 

¿Cómo preparar la mascarilla de pepino para las ojeras?

Ya sabemos para qué sirve el pepino en los ojos. También sabemos por qué sirve tan bien a ese propósito. Sin embargo, de la teoría a la práctica hay un trecho. Y queremos ayudarte a cruzarlo contándote paso a paso todo lo que debes hacer para crear tu propia mascarilla de pepino. En primer lugar, los ingredientes. Necesitarás la mitad de un pepino estándar, una cucharada de aceite de oliva y una cucharada de miel. Con eso será suficiente para prepararla y empezar a combatir esas molestas ojeras que tantos disgustos te traen.

Y, en segundo lugar, cómo hacerla. Empieza cortando el medio pepino en pequeños cuadraditos. A continuación, añádele la cucharada de aceite de oliva y la cucharada de miel. Queremos obtener una pasta uniforme, pero las opciones son variadas y tú decides: o bien lo aplastas todo con un tenedor si te ves potente o bien lo licuas todo con una licuadora. Lo importante, repetimos, es que la mezcla quede uniforme. El siguiente paso será guardarla en la nevera durante 30 minutos. La queremos fresquita. Por último, aplicarla en la piel durante 20 minutos.

El mismo procedimiento, pero con pepino, aceite de oliva, vinagre de manzana y huevo te proporcionará una mascarilla de pepino ideal contra el acné. A algunos tipos de piel le vendrán de perlas.