La piel seca no solamente se trata de un problema estético, además puede ser la reacción problemas de salud. Hay que tener en cuenta que la piel es el órgano más extenso de todo nuestro cuerpo y nuestra principal barrera de protección. Conocer sus causas, síntomas y posibles tratamientos puede ser la mejor opción de controlar esta clase de piel y asegurar un buen aspecto y la salud de nuestro organismo.De entre todos los tipos de piel, este se trata de uno de los más dañinos tanto a nivel estético como de salud. 

Piel seca y sus causas

Los motivos por los que se puede tener la piel seca son muy variados. No podemos centrarnos en una sola posibilidad, ya que puede estar producida tanto por factores externos como internos. De hecho, pueden producirse varias causas a la vez, amplificando en muchos casos la situación.

Las causas de la piel seca están relacionadas con factores hereditarios. La piel está determinada, en cierta medida por nuestra genética. Por lo tanto, hay personas que nacen con mayor predisposición que otras hacia un tipo de piel en concreto.

 La piel seca se caracteriza porque los niveles de hidratación y de sebo de la piel están alterados.  También está afectada por el proceso de maduración de la piel. Cuando hay alguna clase de defecto en los lípidos cementantes, estos afectan a la estructura de nuestra piel. Si la cantidad no es la adecuada o la calidad no es la suficiente, estaremos perdiendo agua de una manera mucho más extrema. Esto conlleva descamación y picores en la epidermis.

Además, los elementos externos, como las temperaturas o el ambiente, también pueden afectar mucho a la piel. El frio, las calefacciones o el viento pueden deshidratar nuestra piel contribuyendo a que se muestre más seca.

Otra de las posibles causas de la piel muy seca es el incorrecto cuidado de la misma. Sobre nuestra piel, solamente debemos aplicar productos de buena calidad y testados a nivel dermatológico. Además, resulta fundamental desarrollar una correcta limpieza del cutis al menos dos veces al día.

Piel seca y sus síntomas

Esta clase de piel puede provocar diferentes reacciones en nuestro organismo. Uno de los principales síntomas de la piel seca es la rugosidad de la epidermis y la descamación. En algunos casos aparecen pequeñas grietas y enrojecimiento. También es muy habitual sentir picores en la piel. Dependiendo de cada persona, de donde se encuentre la zona deshidratada y de la gravedad de la situación estos síntomas se manifiestan de una forma más o menos agresiva.

Lo más habitual, en los caoss en los que una persona tiene la piel seca, es que se aprecie rigida y rugosa. Estas características son normales, ya que son los síntomas de la deshidratación. Aunque habría que prestar atención a la piel y cuidarla de manera constante, no es excesivamente grave. Sin embargo, si la piel se vuelve escamosa y se forman pequeñas laminas estaremos experimentando un caso de piel muy seca. Estas personas pueden experimentar serias incomodidades en el rostro y su aspecto se verá envejecido.

Piel seca y sus tratamientos

Como ya hemos mencionado, la piel se trata de nuestra barrera de protección más importante. Además, a nivel estético es lo que nos proporciona nuestra apariencia en gran medida. Para intentar cuidar de nuestra epidermis y aplicar un tratamiento para la piel seca responsable y eficaz presta atención a las siguientes recomendaciones.

La limpieza es fundamental. Debemos eliminar la suciedad, pero sin eliminar los lípidos de la piel. Lo más importante es utilizar productos adecuados. Hoy en día existen muchos productos de gran calidad y creados de manera especifica para esta clase de pieles.

El tratamiento de piel seca por excelencia es la hidratación. Para ello, utiliza cremas humectantes y evitar duchas con agua muy caliente y durante tiempo prolongado.

En caso de presentar síntomas de piel muy seca y padecer dolores o irritaciones, no dudes en consultar a tu médico. Un profesional podrá aconsejarnos de la manera más adecuada posible, ya que examinará nuestro caso de manera concreta.