Principios activos es un concepto que hemos venido escuchando cada vez más y más. Determinado producto de cosmética cuenta con este principio activo. Otro determinado producto de cosmética cuenta con ese otro. Y otro cuenta con aquel otro. Las etiquetas promocionales de los productos de estética se llenan de este concepto, pero muchos de vosotros desconocéis a qué se refieren en realidad cuando aseguran contar con un principio activo. Eso es lo que queremos remediar en este nuevo artículo de nuestro blog. ¿Qué son estos principios activos?

 

¿Qué son los principios activos?

Los principios activos son los ingredientes del cosmético directamente responsables de que dicho cosmético sea capaz de producir los efectos para los que fue creado. Por decirlo de una manera más poética, estos principios activos son el alma del cosmético. Aunque no existen únicamente principios activos en cosmética. También es posible encontrar principios activos en los medicamentos. Del mismo modo, en esos casos son los responsables de que los medicamentos cumplan con la función que se espera de ellos. Como aliviar el dolor, por ejemplo.

Después de todo, tanto un medicamento como un cosmético están compuestos por muchas sustancias diferentes al mismo tiempo. Sin embargo, la realidad es que la gran mayoría de estas sustancias están destinadas a ampliar los efectos del principio activo, a favorecer que este pueda actuar con eficacia o a paliar los efectos secundarios que este pudiese tener sobre nuestro organismo. Todas las sustancias son imprescindibles, pero es el principio activo lo que da sentido a toda la composición. Los principios activos en cosmética son los reyes.

Existen muchos principios activos. Hay principios activos reafirmantes, principios activos antienvejecimiento, principios activos relajantes y muchos otros más. Además, también podemos dividir los cosméticos en función del origen del mismo. Así, encontramos principios activos de origen animal, principios activos de origen vegetal y principios activos de origen sintético. Y seguiremos encontrando porque la ciencia nunca para de descubrirlos. A continuación, vamos a ver algunos de los principales principios activos del mundo de la cosmética.

 

Principios activos en cosmética

Uno de los principales principios activos vegetales del mundo es el aloe vera. Y, como ya vimos en nuestro post sobre la crema de aloe vera para quemaduras, cuenta con un enorme abanico de posibilidades tanto curativas como cosméticas. Sus potentes propiedades antiinflamatorias, hidratantes y regenerantes le convierten en uno de los principios activos favoritos tanto de la fitoterapia –la rama de la medicina que busca prevenir, curar y dar alivio a las enfermedades a través de productos de origen vegetal- como de la cosmética convencional y natural.

Otro principio activo de cosméticos antienvejecimiento de origen vegetal es el ácido hialurónico. Aunque lo habrás escuchado muchas veces como intervención estética profesional, también pueden disfrutarse sus efectos beneficios mediante su inclusión en cremas cosméticas. De manera más concreta, sirve como principio activo de cosméticos de tan variada finalidad como los cosméticos hidratantes, los cosméticos tensores, los cosméticos de revitalización o los cosméticos reafirmantes. Un principio activo muy versátil y que ofrece grandes resultados.

Lo mismo ocurre con la coenzima Q10. Es otro de los principios activos en cosméticos antienvejecimiento más habituales dado su enorme poder para combatir los radicales libres y prevenir ante el desgaste del colágeno.  Además, y gracias a que protege la membrana de las células, proporciona a nuestra piel firmeza, suavidad y tono en todo momento. Otros principios activos importantes son el extracto de miel, el extracto de romero, el extracto de pasiflora, el extracto del castaño de indias, el extracto de ginseng o el extracto de zanahoria.