Como habrás comprobado durante estas últimas semanas desde Heberfarma estamos obstinados en hablarte acerca de todos y cada uno de los aceites que tenemos a nuestra disposición. Creemos que, si conoces todos sus beneficios, podrás aprovecharte de ellos para cuidar tu organismo y tu piel. Por eso, y dentro de esa misma línea, hablaremos en el artículo de hoy acerca aceite regenerador rosa mosqueta. Desde su definición hasta sus diez mejores propiedades. Si no lo conocías, este artículo te convencerá del beneficio que tiene usarlo.

 

Aceite regenerador rosa mosqueta

El aceite regenerador rosa mosqueta es un aceite de semilla prensada. En concreto, de las semillas de la planta Rosa moschata, también conocida como Rosa rubiginosa o simplemente rosa silvestre. Una planta que posee su origen en la región latinoamericana de los Andes del Sur. No obstante, el aceite de rosa mosqueta cuenta además con otra fuente alternativa: la Rosa canina que crece en otras regiones del planeta como Europa o Sudáfrica. Un aceite que ha demostrado durante milenios ser tremendamente provechoso para la salud humana.

 

Rosa mosqueta propiedades medicinales

Como hemos expresado indirectamente en líneas anteriores, una de las principales propiedades del aceite de rosa mosqueta es su capacidad regeneradora. Sus componentes naturales favorecen la formación de colágeno en nuestro organismo. Esto, unido a que tiene la capacidad de impedir la pérdida de agua, provoca que el aceite de rosa de mosqueta sea un excelente reparador de nuestra piel. Hasta tal punto que sirve perfectamente como remedio contra las cicatrices presentes en nuestro cuerpo. Es un poderoso cicatrizante.

Pero el aceite cicatrizante de rosa de mosqueta cuenta con muchas otras propiedades. Como por ejemplo sus propiedades antienvejecimiento. Y es que los ácidos grasos que contiene, principalmente ácido linoleico (omega 6) y ácido linolénico (omega 3) son grandes enemigos de los radicales libres, los elementos causantes de que las células de nuestro cuerpo, incluida nuestra piel, envejezcan. Y no solo eso. Además, el aceite rosa de mosqueta también contiene vitaminas A, C y E que potencian aún más sus propiedades antioxidantes.

Por supuesto, la presencia de los mencionados ácidos grasos aporta otras muchas propiedades medicinales al rosa de mosqueta. Como propiedades antiinflamatorias o propiedades vasodilatadoras. También propiedades reafirmantes. De todas maneras, y más allá de sus usos medicinales, estamos seguros de que lo que más os atrae del aceite rosa de mosqueta son sus beneficios para la piel. En párrafos anteriores hablamos de sus efectos como regenerador de la piel e incluso como cicatrizante natural. Pero hay muchos más.

¿Qué cuáles son esos beneficios de la rosa mosqueta para tu piel? Pues que suaviza las manchas en la misma provocadas por el sol y otros agentes externos. Que reduce las desesperantes marcas del acné. Que previene de la aparición de estrías en el cuerpo. O que promueve una uniformidad en el tono de la piel, algo que tiene mucho más impacto visual del que solemos imaginar. Añádele que tonifica las pieles cansadas y tendrás un aceite muy versátil capaz de ayudarte con multitud de problemas de la piel. Un aliado excepcional.

¿Cómo usarlo? Pues solo tienes que tomar una pequeña cantidad del aceite cicatrizante rosa mosqueta con el objetivo de aplicártelo sobre la piel. Recuerda que es muy importante que la piel esté limpia para que el aceite pueda ser absorbido con efectividad. Además, es conveniente que lo extendamos alrededor de toda la zona que queremos tratar a través de suaves masajes circulares. Eso sí, ten presente que resulta más conveniente usarlo durante la noche. La mezcla de aceite de rosa de mosqueta y exposición solar podría provocar manchas.