La industria cosmética en España, al igual que en tantas otros países del planeta, va incorporando en todas sus fórmulas cada vez más ingredientes naturales exóticos. Después de todo, cada año descubrimos alguno cuyas propiedades son extremadamente beneficiosas para nuestra piel. En ese sentido, uno de los últimos ingredientes que ha conquistado tanto las cocinas como los laboratorios farmacéuticos es la conocida como sal rosa del Himalaya. En el artículo de hoy te hablaremos de sus características y de sus propiedades.
 
 

Sal rosa del Himalaya

Seguro que has oído hablar de ella unas cuantas veces ya. Incluso puede que la hayas visto en los estantes y estanterías de los supermercados. ¿Pero qué es exactamente la sal rosa del Himalaya? Pues se trata de una variedad de sal mineral procedente de la halita, un mineral sedimentario muy presente en las montañas de Pakistán. Más concretamente, la sal del Himalaya utilizada en todo el mundo suele provenir de la mina para la extracción de sal de Khewra, en el distrito pakistaní de Jhelum. Prácticamente toda sale de ahí.
 
Pero lo verdaderamente importante de la sal rosada, como también se le conoce, son sus componentes. Los minerales que componen la sal rosa del Himalaya son el calcio, el magnesio, el hierro, el mercurio, el cromo, el selenio, el aluminio, la plata, el halotano, el estroncio, el manganeso, el flúor, el yodo, el zinc, el cobre, el cobalto y el oro. Todos estos minerales juntos le proporcionan a la sal rosa del Himalaya unas propiedades a la altura de muy otras pocas sales. De ahí que su empleo esté extendiéndose tantísimo.
 
En primer lugar en la cocina. Como ya habréis visto en los supermercados, la sal rosada suele venderse con un formato de molinillo dispensario. Su uso básico es como sal de mesa para todo tipo de comidas. Después de todo, esta variedad de sal cuenta con una particularidad muy importante: cuenta con un 98% de cloruro sódico, lo que hace de ella una sal no refinada. En ese sentido, es mucho más beneficiosa que la sal refinada que hemos venido utilizando durante las últimas décadas. Pero veamos sus beneficios para la salud.
 
 

Sal del Himalaya: propiedades y beneficios

Las propiedades y beneficios de la sal del Himalaya son extraordinarias. ¡Y muy variados! En primer lugar, encontramos que la sal rosa del Himalaya favorece la regulación de la presión arterial. Esto es esencial en el caso de personas que padecen problemas de tensión. Además, la sal rosa también nos echa una mano con la prevención de los calambres y los tirones musculares. La enorme cantidad de micronutrientes que posee le proprocionan estas capacidades. Pero hay muchísimo más.
 
Por ejemplo, uno de los mayores beneficios de la sal del Himalaya es que ayuda con la retención de líquido. También combate las migrañas, fortalece nuestros huesos, mejora el tránsito intestinal y ayuda a conciliar el sueño. Pero además de todos estos beneficios, la sal del Himalaya presenta muchos otros relativos a la piel. Es por eso que cada vez más marcas fabricantes la utilizan en determinados cosméticos. Uno de ellos es el jabón de sal. A continuación te contamos cuáles son sus beneficios para nuestra piel.
 
 

Jabón de sal y sus propiedades

Las fantásticas propiedades del jabón de sal del Himalaya provienen de sus oligoelementos. En ese sentido descubrimos que el jabón de sal tiene la capacidad de equilibrar el pH de nuestra piel. Esto es clave puesto que muchos de los problemas vinculados con la piel tienen que ver con desequilibrios de esta. Además, este jabón también disminuye los signos de envejecimiento de la piel y funciona como un exfoliante muy eficaz. ¿Te gustan los productos naturales? ¡Pues lee sobre el mejor desodorante natural ecológico!