El pelo encrespado es un mal que no entiende de tipos de cabello. Lo sufren quienes tienen el cabello ondulado. Lo sufren quienes tienen el cabello rizado. Y lo sufren, por supuesto, quienes tienen el cabello liso. Tampoco hay diferencias entre cabellos cortos o cabellos largos. Ni entre colores. Lo único que verdaderamente influye en que aparezca encrespamiento capilar es la humedad del cabello. En el artículo de hoy vamos a explorar las soluciones que tenemos a nuestro alcance para prevenir este desesperante problema. Acompáñanos.

 

Soluciones para pelo encrespado

Comencemos por soluciones para el pelo encrespado que podemos implementar sin ningún tipo de producto. Como, por ejemplo, evitar a toda costa esas duchas de agua hirviendo. Sí, lo sabemos, son las duchas más ricas y placenteras que existen, pero están destrozando tu cabello y tu piel. Después de todo, tanto ese mismo agua tan caliente como los vapores que produce provocan que el cabello y la piel se resequen. En su lugar, recomendamos optar por duchas de agua templada en invierno y templada tirando a fría en verano. Tu pelo te lo agradecerá.

Como también te agradecerá que dejes de frotarlo con la toalla como si fuera un rasca. Es una práctica bastante habitual, algo que hemos observado desde pequeños y que nuestras propias madres y nuestros propios padres nos hacían. Sin embargo, es otro error más. Y es que cuando frotamos tan enérgicamente la toalla sobre nuestro cabello lo cargamos de electricidad, otra de las claves del encrespamiento. ¿La alternativa antiencrespamiento? Optar por un secado natural cuando estamos en verano y de un turbante de microfibra en invierno.

Por último, te confiaremos dos soluciones para el pelo encrespado más. Por un lado, no emplear el secador a una distancia muy corta del cabello. No existe una distancia científica adecuada para evitar que provoque aquel encrespado tan odioso, pero alrededor de unos veinte centímetros debería valer. Además, intenta no ponerlo a la máxima temperatura. Por otro lado, no cepillarte con violencia. Para evitar el encrespamiento es necesario el peinado más relajado y con amor posible. ¿Amas a tu pelo? Pues díselo. Cuídalo con estos consejitos.

 

Productos antiencrespamiento

En el mercado cosmético encontramos infinidad de tratamientos antiencrespamiento bastante útiles. Líneas de champú de los principales fabricantes que están diseñados específicamente para combatir el encrespamiento del cabello. Como hay tantos, nosotros te recomendamos echarle un ojo a los ingredientes y quedarte, en primer lugar, con aquel que contenga el mayor número de ingredientes naturales y el menor número de ingredientes artificiales, especialmente siliconas y sulfatos. Luego se trata de ir probando cuál va mejor para ti.

Por supuesto, hay vida más allá de los productos cosméticos. Después de todo, la naturaleza nos ofrece casi todo cuanto necesitamos para tener nuestro cabello en el mejor estado de forma. En esta ocasión, y contra un pelo encrespado y seco, nuestra mayor aliada es la miel. Y es que la miel es uno de los mejores hidratantes que nos encontramos en la naturaleza. Solo tenemos que disolver una cucharada en agua en un litro de agua y utilizarla sobre nuestro cabello tras el lavado convencional. Verás resultados sorprendentes.

¿Otro producto natural que puede ayudarte mucho? El aceite de almendras. Sus propiedades nutricionales hacen que proporcione una enorme suavidad al cabello. Eso entre muchas otras cosas. Pero ya le dedicaremos todo un artículo en el futuro. De momento, lo importante es tener bien presente que el encrespamiento tiene solución y que lo único que necesitas son unos pequeños cuidados. Hábitos de vida más saludables y productos para pelo encrespado. Y si tienes mucha sequedad, lee este otro artículo sobre mascarillas para el cabello seco.