Las verrugas son pequeñas protuberancias en la piel. Así las definiríamos desde un punto de vista más estricto y científico. Porque si tuviésemos que describirlas desde un punto de vista más natural, más cotidiano, diríamos que son un auténtico fastidio. Y es que, aunque no son peligrosas, suelen generar muchos problemas estéticos a quienes las padecen, como ocurre con las estrías rojas. Tanto inseguridad como, en el caso de las verrugas muy grandes o en lugares muy visibles, verdaderos problemas de autoestima. Es el caso de las verrugas de la cara. Conozcamos mejor al enemigo.

 

¿Por qué salen las verrugas en la cara?

Las verrugas siempre son consecuencia de una infección vírica. En concreto, por alguno de los más de cien virus del papiloma humano que existen. Así, cuando una persona lo contrae, en muchas ocasiones mediante relaciones sexuales, las verrugas pueden aparecer en todas las partes de su cuerpo. Sin excepciones. Por eso encontramos verrugas comunes en las manos, verrugas planas en la frente y en la cara, verrugas genitales en los mismos y en la zona púbica, verrugas plantales en la planta de los pies y muchas otras verrugas en muchos otros lugares.

Por tanto, no existe una causa específica de la aparición de verrugas en la cara. Es otra variedad más del famoso virus del papiloma humano. En ese sentido, y en relación a por qué salen las verrugas, tenemos que mencionar también la posibilidad de contagio. De hecho, cualquier persona puede contagiarse de una verruga de la piel de otra persona cuando entra en contacto con ella. Asimismo, también es posible contagiarse cuando utilizamos las toallas, prendas de ropa o prendas de cama de personas que tienen verrugas en la piel. Así que mucha atención.

 

Remedios para verrugas de la cara

Como hemos visto, hay acciones que podemos tomar para prevenir los contagios y, en consecuencia, la aparición de verrugas en nuestras caras. No obstante, es imposible –y nada recomendable- vivir en un permanente estado de alerta ante un posible contagio. Puede ocurrir. Especialmente cuando no somos del todo responsables en los encuentros sexuales que tenemos.  Es más, y según la Academia Española de Dermatología y Venerología, hasta un 80% de las personas sexualmente activadas acabarán infectadas por el virus del papiloma humano (VPH).

Bajo esta perspectiva, muchas personas se encuentran ya necesitadas de remedios para las verrugas. Aunque no deberán seguirse los mismos procedimientos para tratar verrugas en el cuerpo, en las zonas genitales o en la cara. Hoy vamos a centrarnos en cómo combatir estas últimas. Para ello, lo primero que debemos hacer es reunir tres elementos: vinagre de manzana, cinta adhesiva y algodón. Una vez lo tengamos todo con nosotros, bastará con impregnar el algodón con el vinagre de manzana, colocarlo sobre las verrugas y cubrir con la cinta adhesiva.

Aquí son importantes dos cosas. La primera es dejar actuar al vinagre de manzana durante toda la noche con el objetivo de maximizar sus efectos. La segunda es repetir dicho proceso con frecuencia hasta ir notando que nos acercamos a los resultados esperados. Los remedios caseros para las verrugas no son mágicos. Requieren una enorme constancia y mucha paciencia. De todas formas, la mayoría de arrugas acaban desapareciendo solas, por lo que igualmente requerirías paciencia. Solo estarías acelerando un poquito ese proceso natural.

Hay otros métodos especializados más efectivos. Como la aplicación de ácido salicílico sobre la superficie de la verruga o la aplicación de frío sobre la misma, un procedimiento conocido como crioterapia. Pero estos métodos sobre cómo quitar verrugas de la cara deben ser llevados a cabo siempre por dermatólogos, nunca de manera casera. En caso de que una o varias verrugas de tu cara te generen problemas estéticos, acude a tu médico para que te derive a un especialista de la piel.