Últimamente estamos hablando mucho de productos ecológicos. Hay dos razones: nuestra apuesta absoluta por la cosmética y la higiene ecológica y la creciente demanda de este tipo de productos. Después de todo, los consumidores buscan cada vez más consumir sustancias naturales que respeten su organismo y el medio ambiente. En ese sentido, hoy queremos hablarte de los aceites vegetales ecológicos. Unos productos que se han vuelto tremendamente populares en los últimos años. Pero antes de nada: ¿qué es aceite vegetal?
 
 

¿Qué es aceite vegetal?

Muy poquito truco con el término aceite vegetal. Y es que refiere a todos los aceites provenientes de forma directa de las plantas. En cuanto a su composición, están conformados por glicerina y por tres ácidos grasos, además de carbono, hidrógeno y oxígeno. Como ocurre con todos los aceites, los aceites vegetales puros le proporcionan a quienes los consumen una gran carga calórica. En concreto, todos los aceites vegetales dan nueve kilocalorías por cada gramo. Pero calorías normalmente de enorme calidad. Eso es lo importante.
 
Al fin y al cabo, los aceites vegetales puros suelen estar compuestos por una mayor proporción de ácidos insaturados que los aceites animales. Estos, por contra, suelen contar con una mayor proporción de ácidos grasos saturados. Esta es otra de las ventajas claras de los aceites vegetales para nuestra salud. ¿Pero cuáles son estos aceites? Pues contamos con miles en el mercado. Desde el aceite de oliva hasta el aceite de coco, pasando por el aceite de girasol, el aceite de soja, el aceite de palma o el aceite de argán.
 
 

Para qué sirve el aceite vegetal

Ya hemos explicado qué es el aceite vegetal natural. La pregunta ahora es: ¿qué beneficios nos proporciona esta variedad de aceites? El primero de ellos es que se encuentra libre de colesterol. Esto es muy relevante dado que el colesterol es una de las primeras causas de enfermedades cardiovasculares. Mientras que otros aceites, como los aceites animales, elevan los niveles en sangre de este compuesto, los aceites vegetales no. Por sí sola es una razón suficiente para decantarse siempre por los aceites vegetales. Pero hay más.
 
Porque los aceites vegetales no solo impiden que el colesterol dañe nuestro corazón. También lo protejen al contar con una enorme cantidad de ácidos grasos poliinsaturados. Ácidos grasos como el ácido graso omega 3, el ácido graso omega 6 o el ácido graso omega 9. Además, los aceites vegetales ecológicos también dan buenas cantidades de antioxidantes. Estas moléculas frenan el estrés oxidativo de las células, con lo que nos protejen enormemente de enfermedades y del propio envejecimiento.
 
 

Aceites vegetales puros

¿Para qué sirve el aceite vegetal entonces? Grosso modo, para proveernos de ácidos grasos esenciales sin perjudicar en absoluto nuestra salud. Por eso son la mejor fuente posible de estos nutrientes. Aunque, ya lo apuntamos, los aceites vegetales nos aportan además muchas otras moléculas fantásticas. Además de las ya citadas, encontramos en ellos también fitoesteroles. Se trata de moléculas vegetales de grasa que logran la reducción de la absorción de colesterol por el intestino. En definitiva: alimentos indispensables en la dieta.
 
Por último, no olvidemos que los aceites vegetales son muy sabrosos. Podemos encontrarlos en infinidad de recetas de todas las gastronomías mundiales. Pero no solo funcionan como alimento. Muchos aceites puros vegetales también son utilizados en todo tipo de tratamientos para la piel y para el cabello. Por supuesto, y como ocurre con toda sustancia, por inocua que sea, debemos tener moderación en su consumo. Y aún más importante, asegurarnos de que sean versiones ecológicas. Es la mejor manera de cuidar nuestra salud.