Cuando hablamos de cosmética natural, y aunque verdaderamente las plantas jueguen un papel muy pero que muy importante, también hablamos de minerales. Debemos tenerlo muy presente dado que existen ahí afuera muchos componentes basados en minerales que pueden ayudarnos enormemente a conseguir todos nuestros objetivos de estética y de salud. Uno de esos componentes, del que hablaremos en profundidad en este nuevo artículo del blog de Heber Farma, es la crema de agua termal.
 
 

Crema de agua termal

El agua termal procede del interior de nuestro planeta. Como sabemos, en el interior de la tierra hay una gran cantidad de minerales, muchos de los cuales pueden aportarnos beneficios únicos a nuestra piel. Y por eso muchas personas compran ese producto: por las cualidades dermatológicas del agua termal marina. Por supuesto, no todas las cremas de agua termal que podemos encontrar en el mercado son iguales. Al fin y al cabo, nuestro planeta no es exactamente igual en todos los lugares. Sus componentes varían.
 
Así que en función del lugar de extracción del agua termal esta disfrutará de unos minerales u otros y, por lo tanto, de unas propiedades u otras. Sin embargo, lo que tienen en común todos los productos de cosmética termal es que hidratan profundamente nuestra piel. Esto lo hemos hablado ya en numerosas ocasiones en nuestro blog: la hidratación es una de las claves fundamentales para combatir el envejecimiento, reparar los tejidos y, en definitiva, gozar de una piel saludable y hermosa. Sin hidratación no hay solución.
 
 

Crema agua terminal para el rostro

Hasta tal punto son hidratantes las cremas de agua termal que según algunas investigaciones científicas nos reducen la sequedad del rostro en más de un 80% en tan solo una semana de utilización. Eso es magnífico. Y no es la única gran cualidad. El agua termal hidrata, pero también combate la oxidación que padecen las células de nuestro cuerpo como consecuencia de la actuación de los radicales libres. En este sentido, aporta otro mecanismo para combatir el envejecimiento de nuestra piel. Es un dos por uno.
 
Además, el agua termal para la cara también es un excelente aliado cuando hablamos de maquillaje. Tanto a la hora de preparar el terreno para un maquillaje más resistente y cuidado como a la hora de eliminarlo de nuestra cara. En ambos casos ofrece, además y como complemento, un potente efecto suavizante que deja la piel mucho más agradable. Es por eso que tantísimos maquilladores profesionales optan por este producto cuando se trata de armar sus maletines profesionales de cosméticos y maquillajes.
 
 

Beneficios crema agua termal

Ya hemos comprobado para qué sirve el agua termal para la cara. Pero esta sustancia posee muchas más propiedades beneficiosas para nuestra salud. Y una de las más destacables es su propiedad calmante. De un modo más específico, el agua termal tiene efectos balsámicos que alivian las irritaciones provocadas por las depilaciones o por cualquier otro tipo de procedimiento. Además, también actúa preventivamente haciendo que la irritación aparezca en menor grado no aparezca en absoluto. ¿No es genial?
 
Del mismo modo, también podemos utilizar agua termal para reparar nuestra piel tras una exposición muy intensa al sol -cosa que deberíamos evitar de todas formas- gracias a sus propiedades regenerativas. Como puedes ver, existen muchas razones para comprar agua termal. Del mismo modo que existen para comprar otros tipos de aguas muy completas como el agua de lavanda o el agua micelar, de las que ya hablamos en artículos anteriores de nuestro blog. ¡Explora todas las opciones y quédate con tu favorita!