Los aceites esenciales son unos magníficos aliados tanto de la salud como de la estética de las personas. Y es algo que ya hemos comprobado a través de una serie de artículos especializados. ¿Los últimos? Los posts de descubrimiento del aceite de baobab y del aceite de jojoba. Dos aceites que, como nuestro aceite invitado de hoy, el aceite de caléndula, poseen unas propiedades extraordinarias. ¿Quieres conocer qué puede hacer por ti el aceite de caléndula? Pues entonces síguenos. Vamos a contártelo todo.
 
 

Aceite de caléndula propiedades

Como hemos explicado en numerosas ocasiones, los aceites esenciales nacen de la destilación con vapor del elemento original. En este caso de las flores de la caléndula, más específicamente de la corona de estas. Esto le proporciona unas propiedades únicas muy concretas. La primera de ellas es una consistencia muy viscosa y pegajosa. La segunda de ellas, a diferencia de muchos otros aceites esenciales, es un aroma muy potente y menos agradable. Además, otra de las propiedades de la caléndula es su color amarillo.
 
Pero esas son las propiedades más obvias de ese aceite esencial. En realidad las propiedades del aceite de caléndula van mucho más allá. Entre otras cosas, es tanto un potentísimo calmante como un calmante muy efectivo. Además, también posee propiedades antioxidantes, propiedades desinflamantes, propiedades para la promoción del flujo sanguíneo, propiedades antiestreñimiento, propiedades cicatrizantes o propiedades antibacteriales. En definitiva, un perfecto compañero de aventuras.
 
 

Caléndula propiedades medicinales

Pero probablemente las propiedades del aceite de caléndula que más lo han popularizado durante todos estos últimos años sean sus propiedades medicinales. Y es que este aceite esencial es muy beneficioso para la salud y el bienestar en general. De hecho, es empleado por los profesionales médicos y farmacéuticos con objetivos tan diversos como combatir las enfermedades cutáneas, aliviar las heridas o controlas las úlceras. Como decimos siempre, la naturaleza posee todo cuanto necesitamos.
 
¡Incluso para para combatir las infecciones y las alergias! Después de todo, las propiedades medicinales de la caléndula también funcionan contra estas patologías. Además, también es muy efectivo para tratar venas varicosas, para controlar los efectos de la gastritis, para tratar los hematomas y para muchos más fines. Eso sí, y como apuntamos en todos los artículos, es importante consultar a un especialista antes de usarlo para estos fines médicos. Es la mejor manera de aprovechar las propiedades de la caléndula.
 
 

Propiedades de la caléndula para la piel

Las propiedades medicinales del aceite de caléndula lo han hecho tremendamente popular, pero también el conjunto de propiedades de la caléndula para la piel es conocido en los sectores especializados. Esa es la razón de que podamos encontrar este ingrediente en muchos cosméticos avanzados. Después de todo, entre otras cosas, el aceite de caléndula sirve para combatir el acné, la dermatitis, la psoriasis, los eczemas y otras patologías dérmicas muy variadas. Un excelente aliado para proteger la salud de nuestra piel.
 
Aunque no solo eso. Las propiedades de la caléndula para la piel van mucho más allá. En este sentido, ya lo apuntábamos antes, es un producto profundamente hidratante, lo que tiene unos beneficios obvios en un órgano, la piel, necesitado de constante hidratación para estar y lucir de manera óptima. Eso lo hace además especialmente productivo para las pieles más secas. Ah, y también es un fantástico regenerador celular. Esto también ayuda a que nuestra piel se mantenga saludable. Deberías darle una oportunidad.