En nuestro post acerca de los diferentes tratamientos capilares que existen ya estudiamos qué hacer en caso de padecer la temida caspa. Sin embargo, el problema de la caspa tiene algo así como un hermano casi gemelo: la descamazación capilar. Su gran diferencia respecto a la caspa es que esta última se presenta en forma de escamas blancas o amarillas de textura grasa y un tamaño mayor, mientras que la descamazación nos produce escamas blancas o transparentes secas y de menor tamaño. Ah, y sus causas. Las causas de aparición de ambas también resulta un punto diferenciador entre estos dos problemas capilares.
 
 

Causas de la descamación capilar

Como ocurre con muchos otros problemas capilares, la descamación capilar es consecuencia de múltiples factores simultáneamente. ¿Pero qué factores son estos? Pues factores como la fatiga generalizada, las alteraciones hormonales, la producción muy excesiva de glándulas sebáceas, el lavado del cabello con agua demasiado caliente, el estrés emocional, la alimentación carente de algunos micronutrientes fundamentales para nuestro organismo como las vitaminas o sufrir por condicionamiento genético enfermedades tópicas como la psoriaris.
 
Tal y como apuntábamos anteriormente, estos factores suelen trabajar de forma conjunta para dar lugar a la molesta descamación. En realidad, generan un caldo de cultivo para, en muchos casos, la aparición y proliferación del hongo Malassezia, el verdadero responsable. Resulta muy importante detectar la descamación a tiempo para buscar soluciones que impidan que se den consecuencias capilares más relevantes. A continuación analizaremos los principales remedios para la descamación del cuero cabelludo.
 
 

Champú para la descamación y picor

Pero antes de profundizar en los remedios para la descamación del cuero cabelludo debemos ver qué acciones de prevención podemos implementar para evitar la aparición de la misma. Al fin y al cabo, mucho mejor prevenir que curar. En ese sentido, tenemos que controlar la producción de la grasa con acciones como lavar nuestro cabello cada dos o tres días, cepillarlo diariamente para que se active la circulación sanguínea, llevar una alimentación equilibrada, llevar una vida poco estresante, evitar los secadores, ducharse con agua templada o utilizar champú especial.
 
¿Pero qué champú especial? ¿Qué tiene que tener un champú para ayudarnos a prevenir o dar jaque mate a la descamación una vez ha aparecido? Pues un champú hidratante y humectante que contenga componentes como la vitamina D, el ácido salicílico o el ácido glicólico. Gracias a un champú como este lograremos controlar los efectos de la descamación sobre nuestro cuero cabelludo. En ese sentido, un buen champú para la descamación y el picor que trae consigo es la clave para terminar con este problema de una vez por todas. ¿Lo sufres tú también?
 
 

El mejor champú para descamación cuero cabelludo

En general, y aunque los problemas no son exactamente iguales, los champús para la caspa se desenvuelven perfectamente también como champús para la descamación. En ese sentido, todo champú anticaspa que encuentres en el mercado te será de bastante ayuda a la hora de curar la descamación que sufres en tu cabello. Estos champús no solo eliminarán progresivamente la propia descamación, sino que con ella eliminarán también los picores y por tanto las lesiones que nos autoprovocamos al rascarnos las zonas descamadas.
 
Por otro lado, también podemos crear nuestro propio champú frente a la descamación con unos cuantos ingredientes caseros. Hay muchas fórmulas, pero para nosotros el mejor champú para la descamación del cuero cabelludo es el diseñado a partir de aceite de coco y aceite de jojoba. Solo tenemos que mezclarlos a temperatura ligeramente caliente y en proporciones iguales. De esta manera obtendremos un champú natural ideal contra los efectos de la descamación. Solo queda aplicarlo cuando nos duchemos cada dos o tres días.