Una de las dimensiones más importantes de la cosmética tiene que ver con aquello que no se ve: los aromas. En el blog de Heber Farma hablamos en su momento de las propiedades del agua de lavanda, sustancia de gran aroma que podemos utilizar con fines olorosos. Sin embargo, hoy queremos profundizar más en eso de los aromas de la mano de una de las civilizaciones más antiguas, importantes y amantes de los perfumes de la historia de la humanidad: el Antiguo Egipto. Hablemos de los perfumes egipcios.
 
 

Perfumería egipcia

Hablar de los perfumes del Antiguo Egipto es hablar de historia. Porque esta civilización, que se extendió en la antigüedad a lo largo de varios milenios, tenía a los perfumes como una pasión secreta. De hecho, quienes tenían más poder empleaban perfumes verdaderamente sofisticados tanto en su día a día como en instantes rituales tanto religiosos como funerarios. El legado de dichos perfumes nos ha llegado gracias a la historia y a la arqueología. Hoy sabemos mucho de la perfumería egipcia. Y es apasionante.
 
Hasta tal punto que recientemente dos expertos arqueólogos de la Universidad de Hawái, Robert Littman y Jay Silverstein, consiguieron recrear con suma exactitud algunos de los perfumes que utilizan los egipcios habitualmente, tanto los faraones y demás individuos poderosos como los ciudadanos de a pie. Gracias a ese trabajo pudimos descubrir, por ejemplo, a qué solía oler Cleopatra, uno de los personajes más importantes e influyentes de la historia del Antiguo Egipto. ¿Pero qué hay hoy día de los perfumes egipcios?
 
 

Perfumes Antiguo Egipto

Hoy podemos encontrar en el mercado numerosos perfumes propios de la perfumería egipcia que utilizan los mismos ingredientes que utilizan los habitantes del Antiguo Egipto. Como no podía ser de otra manera, y nosotros nos alegramos, ya que somos amantes de la cosmética natural, hablamos de ingredientes que son orgánicos y que pueden encontrarse en la naturaleza. El más importante de todos es la flor de loto, que fue la flor nacional del Alto Egipto y que sus habitantes usaban alrededor de la cara.
 
Pero hay muchas más. Como la esencia de papiro, un componente muy utilizado en la elaboración de todos aquellos perfumes del Antiguo Egipto destinados a los hombres. Porque sí, también los egipcios hacían una distinción entre cómo debía oler una mujer y como debía oler un hombre. Hoy estas líneas, con la caída de los estereotipos de género, está siendo traspasada frecuentemente. Y afortunadamente. Por eso podemos encontrar esencia de papiro en muchos perfumes no exclusivamente dedicados a hombres.
 
 

Esencias egipcias

Hasta el momento hemos hablado de dos esencias egipcias: la esencia de loto y la esencia de papiro. Pero no son ni mucho menos únicas. También era muy frecuente -y todavía se utilizan en la formulación de todas estas nuevas colonias y estos nuevos perfumes de corte egipcio- la esencia de jazmín, la esencia de aloe vera o la esencia de sándalo. Más allá de estos, centrales, encontramos otros como la esencia de rosa, la esencia de almizcle, la esencia de ámbar cachemir o la esencia de ámbar rojo. Lo esencial es la combinación óptima.
 
Hay que tener en cuenta además que la perfumería egipcia no tenía únicamente fines estético-aromáticos. Los antiguos egipcios utilizaban los aromas naturales como una manera de cuidar el cuerpo y la mente. Eso que hoy conocemos popularmente como aromaterapia. Por supuesto, había toda una sabiduría tras ello que continúa vigente. Como hemos explicado en otras ocasiones, los aromas pueden tener efectos de diferente tipo en nuestro organismo. ¿Acabas de descubrir las esencias egipcias? ¡Pues a disfrutar!