Aunque solemos tener la impresión de que el kiwi es otra fruta tropical más, por esa intensa coloración, lo cierto es que su origen se encuentra en los bosques del valle del río Yangtsé, en China. En concreto, el kiwi verde es un fruto de la planta enredadera Actinidia deliciosa, cuyo nombre nos da bastantes pistas. Pero eso ya lo sabemos, ¿no? ¿Quién no ha probado un kiwi alguna vez? ¿Quién no ha disfrutado de su intenso y fresco sabor? Hoy vamos a explorar, además, todos los beneficios que tiene su consumo para la salud humana. Y avisamos: no son pocos.

 

Beneficios del kiwi

Empecemos por uno de los beneficios del kiwi más populares: es un excelente favorecedor de nuestro sistema digestivo y de sus funciones. Más concretamente, el kiwi verde combate la pesadez estomacal que sentimos tras comer demasiado, pero también la formación de gases, la gastritis y el estreñimiento. Esto último, muy conocido popularmente, se debe a las grandes cantidades de fibra que posee esta fruta. Por eso muchos médicos aconsejan comer kiwi en ayunas para el estreñimiento. Es el mejor momento del día para que nos eche una mano.

Pero también como postres, pues garantiza una postcomida de lo más agradable. Aunque la ayuda digestiva no es la única de las propiedades del kiwi verde. También es un poderoso antioxidante. Esto significa que posee sustancias que combaten la oxidación provocada por la acción de los radicales libres. Estos son los responsables, en última instancia, del envejecimiento celular. Y este, a su vez, es culpable de nuestro deterioro, incluido, claro, el deterioro de nuestra piel. Por eso, consumir mucho kiwi es una manera de cuidarse estéticamente también, independiente del tipo de piel.

Por otro lado, el kiwi verde también es un aliado fantástico de nuestro sistema cardiovascular. Es más, un estudio de la Universidad noruega de Oslo descubrió recientemente que tomar entre 2 y 3 kiwis diarios reduce nuestra agregación plaquetaria y mejora los niveles de colesterol, puntos clave para evitar algunas de las enfermedades cardiovasculares más peligrosas. Como ves, las propiedades del kiwi son fantásticas y muy reales, demostradas científicamente. ¿Pero a qué se deben? ¿Por qué tienen el kiwi tantos beneficios para nuestro organismo?

 

Propiedades nutritivas del kiwi

Como decíamos, buena parte de los beneficios del kiwi verde para nuestro sistema digestivo provienen de esa presencia tan alta de fibra en la fruta. En concreto, el kiwi contiene 3 gramos de fibra por cada 100 gramos, con lo que comiendo dos o tres diarios tenemos una dosis bastante considerable. Además, proporciona tanto la fibra soluble como la fibra insoluble, ambas importantes por diferentes razones. Combinándola, por ejemplo, con una buena dosis de copos de avena, tenemos un desayuno tremendamente saludable para nuestras digestiones.

Por otro lado, las propiedades nutritivas del kiwi contra la oxidación provienen de varias sustancias que están muy presentes en su composición. Hablamos de las clorofilas, los carotenos, las xantofilas o las luteínas. Todas ellas muy beneficiosas para nuestro cuerpo por muchísimas razones. Además, y por si fuera poco, el kiwi posee más vitamina C de la que necesitamos y mucha vitamina E. También minerales como el potasio o el magnesio. Y ácidos grasos omega 3 alojados en sus semillas, un ácido graso muy ventajoso para nuestra salud.

 

¿Cómo se come el kiwi?

Vale, es muy nutritivo, pero, ¿cómo se come el kiwi? Puede que más de una vez hayas visto a personas pelando los kiwis antes de comerlos. Es un mito bastante extendido. Sin embargo, es algo que no deberías hacer, ya que es comestible y en ella se encuentra una mayor concentración de nutrientes que en el centro de la fruta. Además, la piel del kiwi contiene unos antioxidantes conocidos como flavonoides y que no deberías perderte. Combinado con las vitaminas C y E, conforman un equipo antienvejecimiento maravilloso.