La industria farmacéutica permanece en una constante evolución. Está en el ADN de la propia industria: dar con nuevos ingredientes que puedan mejorar la vida de las personas. Tanto a nivel de salud como a nivel de estética. Esta búsqueda permanente de nuevos componentes ha llevado, durante los últimos años, a que los laboratorios farmacéuticos descubrieran los principales principios activos usados en cosmética hoy día. Uno de ellos es el colágeno. Y en el artículo de hoy queremos explicarte todo acerca de este componente.
 
 

Colágeno en cosmética

El colágeno es un componente fundamental de la salud humana. Después de todo, es con mucha diferencia la proteína más abundante de nuestro organismo. En concreto, la que constituye buena parte de los tejidos del cuerpo. Especialmente los tejidos que dan forma a unas estructuras esenciales para la vida humana: las articulaciones. Como vemos, el colágeno está muy presente en nosotros. Sin embargo, conforme pasan los años vamos perdiendo capacidad productora. De ahí la importancia del colágeno en cosmética.
 
¿Cuántas veces lo habrás visto? Cientos de productos cosméticos que incorporan colágeno entre su fórmula esencial. También suplementos alimenticios a base de colágeno. Después de todo, el colágeno no solo actúa sobre nuestros tejidos internos. También nuestra piel puede verse muy perjudicada cuando caen los niveles de colágeno en nuestro cuerpo. En ese sentido, la función del colágeno en cosmética es proporcionarnos la resistencia, la elasticidad y la firmeza que nuestro cuerpo necesita. Maravilloso, ¿verdad?
 
 

Propiedades del colágeno

Como apuntábamos, el colágeno tiene la capacidad de darle mayor firmeza y elasticidad a nuestra piel. Esto es muy importante dado que la perdida de estos dos atributos es la responsable de la aparición de arrugas. Pero no es la única propiedad del colágeno en cosmética. También favorece la creación de células dérmicas, lo que se traduce en una mayor capacidad de regeneración de la piel. Como ves, ciertas dosis adicionales de colágeno a partir de determinada edad es clave para mantener una piel rejuvenecida y saludable.
 
¿Recuerdas nuestro artículo acerca de cuál es la mejor crema antiarrugas? Pues hoy podemos decirte que uno de los secretos de una buena crema antiarrugas es la presencia de colágeno en su fórmula. Es así como podemos garantizarnos todas las propiedades necesarias para que nuestra piel se mantengan lozana. Eso sí, las cremas con colágeno suelen venir acompañadas por otros principios activos hidratantes. Por ejemplo, el ácido hialurónico del que hablamos hace muy poquito. Juntos son imparables.
 
 

Contraindicaciones del colágeno en cosmética

Todos los productos químicos pueden presentar contraindicaciones. Esto no implica que sean peligrosos por sí mismos, sino que en conjunción con determinadas circunstancias especiales pueden dar problemas. En el caso del colágeno en cosmética ocurre exactamente así. En líneas generales, el colágeno empleado en estos productos es colágeno hidrolizado que nuestro cuerpo absorbe fácilmente. Aunque, como decíamos, existe una serie de factores ante los que deberíamos no consumirlo sin consultar previamente a un médico.
 
Hablamos de alergias e intolerancias a la proteína animal, de intolerancia a la fenilalanina, de dietas pobres en proteínas, de personas con estómagos sensibles o de personas diabéticas. En estos casos su consumo no está recomendado, aunque lo ideal es consultar a un especialista. Ya sabes por qué la industria cosmética utiliza el colágeno en sus productos. Es un ingrediente natural, seguro salvo en los casos indicados y con un abanico enorme de propiedades beneficiosas para nuestro organismo. ¿A qué estás esperando?