Hace poco hablábamos sobre los grandes beneficios de la vitamina K para nuestro organismo. Hoy traemos otro elemento estupendo para nuestra salud y que mejorará nuestro nivel de vida. Hablamos de la vitamina A, de tipo liposoluble y que asimilamos a través de la comida. También conocemos esta vitamina como retinol, aunque también está presente en moléculas como los carotenoides.

Aunque tiene cualidades excelentes para ayudar a nuestro organismo en campos como la visión, la salud del corazón o el estado de los pulmones, es liposoluble. Esto quiere decir que puede llegar a acumularse en los tejidos. Cuando esto ocurre provoca toxicidad. Las consecuencias son problemas dermatológicos o de visión. En caso de embarazo puede incluso provocar malformaciones en el feto.

¿Quiere esto decir que la vitamina A es mala? Como todos los alimentos sus componentes, un consumo excesivo provoca consecuencias negativas a largo plazo. Sin embargo, estos problemas se manifiestan en personas que abusan de esta vitamina para tratar de aprovechar más sus beneficios. Por ejemplo, es habitual que muchas personas la ingieran de forma desmesurada en los meses previos al verano, con consecuencias toxicas.

La vitamina A tiene grandes beneficios para nuestro organismo que podremos disfrutar con un consumo normal de los alimentos que la contiene. Mientras que se ingieran de manera moderada y saludable, no debemos preocuparnos por los efectos adversos de su consumo excesivo.

Beneficios de la Vitamina A en la piel

Todos sabemos que muchas personas deciden asimilar vitamina A los meses previos al verano. Según dicen, les ayuda a coger color en verano. Muchos dicen que se trata de un mito, mientras que otros lo defienden.  Por esta razón, seguramente tengas dudas sobre la vitamina A y para qué sirve en la piel.

Esta vitamina ayuda a desarrollar los huesos y tejidos de la piel, favorece la buena salud del corazón y previene ciertas enfermedades infecciosas, sobre todo aquellas relacionadas con el aparato respiratorio. Como es necesaria para la creación de retina, también se la conoce como retinol. Se trata de un activo multifuncional con el que mejora la producción de colágeno y de elastina. Por lo tanto, los efectos del retinol en la piel producen una renovación celular, permitiendo que esta luzca más joven y suave.

Además, inhibe la producción de melanina.  De esta forma, mejora la pigmentación de nuestra piel y puede combatir las manchas. También está relacionado con el acné, ya que su deficiencia produce granitos en el cutis. Por si fuera poco, mejora la capa externa de la piel, por lo que su aspecto esta totalmente relacionado con esta vitamina. De hecho, es capaz de favorecer la correcta cicatrización y mejorar las defensas de la piel.

Qué alimentos contienen vitamina A

Lo mejor de este elemento es que existe una amplia selección de alimentos con vitamina A. Para empezar, podemos asimilarla a través de hortalizas de hoja verde y verduras. El ejemplo más famoso son las zanahorias, pero también se encuentra en el brócoli, o el calabacín. Si no te van mucho, también puedes optar por asimilarla a través de la fruta. Aquellas de color verde, naranja o amarillo suelen contener vitamina A en buenas cantidades.

Sin embargo, también podemos aprovechar los beneficios del retinol para la piel a través de otra clase de alimentos, como los de origen animal. No solamente las carnes vacunas y de ave cuentan con este elemento, también todos los productos lácteos. Te recomendamos especialmente los huevos, la mantequilla, el hígado o el queso.

Pescados, como por ejemplo el salmón, también tienen vitamina A. De hecho, existen algunos cereales fortificados con este elemento. Sin embargo, debes tener en cuenta que como se trata de un elemento soluble en grasa, la vitamina se pierde cuando se fríen.

Otra opción es consumirla mediante alguna clase de complemento vitamínico. De esta forma, podemos asegurar su ingesta en las dosis que deseemos.