Hasta hace no demasiado tiempo las empresas se dedicaban únicamente a vender productos. Sin embargo, las últimas décadas han sido testigos de una transformación radical del sistema empresarial y comercial de nuestra sociedad: las empresas ya no venden solo productos y los consumidores ya no consumen tan solo el producto. En realidad, las empresas ahora venden un concepto y unos valores, y eso mismo compran hoy en día los consumidores. En el mundo cosmético, el diseño de productos cosméticos es consecuencia de ello.
 
 

Diseños cosméticos

Pensemos en un producto cosmético de una civilización antigua -tengamos en cuenta que la cosmética no es una disciplina contemporánea, ya que todas las civilizaciones han utilizado sustancias naturales para cuidar su piel tanto con funciones estéticas como de salud-. Lo importante era únicamente que el producto tuviera los efectos deseados sobre la piel, sin importar su apariencia. No se estaba vinculando dicho producto a una manera de vivir. Pero hoy sí. Por eso son tan sumamente importantes los diseños de cosméticos.
 
Porque estos diseños están destinados a que un producto determinado represente los valores de la marca a la que debe su existencia. La intención es que cuando el consumidor adquiera el producto interiorice todas sus características como una extensión de la marca. En ese sentido, el diseño de productos cosméticos en la actualidad juega un importante valor de branding, es decir, de construcción de la marca. Esta cede varios de sus valores al producto y este, a su vez, refuerza la identidad corporativa de la marca en el mundo.
 
Por eso uno de los parámetros indispensables a tener en cuenta en los diseños para tienda de cosméticos es dicha identidad corporativa. Después de todo, para que esta sea sólida y efectiva, todas las expresiones de la marca hacia el mundo -sus símbolos gráficos, sus eslóganes, sus comunicaciones y por supuesto todos sus productos- deben ser coherentes entre sí y con la identidad corporativa. Los diseñadores de cosméticos son profesionales que tienen todo esto en consideración. De ahí que haya diseños tan espectaculares.
 
 

Diseños para tienda de cosméticos

Porque sí, los diseños de cosméticos deben estar supeditados a la imagen de la marca. Un diseño genial de cosmético que no encaja con la marca simplemente no funciona. Sin embargo, eso no implica que, dentro de la coherencia con la imagen de marca, no haya que buscar lo impactante. Al fin y al cabo, es común que haya en el mercado productos con fórmulas tremendamente similares, fabricadas por marcas de reputación alta. En esos casos, un diseño atractivo puede decantar al consumidor hacia uno u otro producto.
 
Las empresas de cosméticos más grandes del mundo lo saben. Son conscientes de que comprar y usar el cosmético no es ya únicamente una cuestión práctica. Es una experiencia. El consumo en general, en todos los sectores, se ha convertido en una experiencia individual. Y obviamente la experiencia es más agradable cuando el producto que adquirimos tiene un diseño preciosista. Puede ser minimalista, barroco, fantasioso, elegante, urbano y miles de estilos más. Lo fundamental es que case con la marca que lo fabrica.
 
¿Estás buscando trabajo en empresas de cosméticos? En el artículo que dedicamos a ello no hablamos de manera específica del trabajo de diseñador de productos cosméticos. Pero es una opción más. Una opción a la que muchos profesionales optan dadas las buenas condiciones laborales que promete. ¿Estás meditando dedicar tu vida a los diseños para tienda de cosméticos? En ese caso puedes estudiar formaciones para el diseño de productos y especializarte progresivamente. La oportunidad está ahí. Solo hay que tomarla.