El hidróxido sódico, mucho más conocido como soda cáustica o sosa cáustica, es una sustancia corrosiva de gran utilidad en numerosas industrias. Su empleo como base química posibilita muchos de los productos de uso cotidiano que utilizamos en la actualidad. En el artículo de hoy veremos cuáles son todos los usos de la soda cáustica. Además, también conoceremos cual es su proceso de fabricación y qué riesgos conlleva para la piel humana. Después de todo, y como decíamos antes, hablamos de una sustancia muy peligrosa.
 
 

Usos de la soda cáustica

Los usos de la sosa cáustica son muy diversos. Como hemos apuntado anteriormente, suele utilizarse en la fabricación industrial de muchos productos, pero también de manera doméstica. Por supuesto, la sosa que se emplea de manera doméstica está menos concentrada. Esto no elimina los riesgos que tiene la misma en relación a su corrosión, pero sí los reduce un poco. En ese sentido, encontramos utilidad de la sosa cáustica como desatascador de desagües tanto de la cocina como del cuarto de baño. Es tremendamente eficaz.
 
Especialmente cuando los taponamientos vienen provocados por materia orgánica como comida o cabellos. Después de todo, la corrosión de la sosa cáustica la elimina por completo. Eso sí, debemos conocer antes el material de fabricación de nuestras tuberías. Existen determinados materiales incapaces de soportar la sosa cáustica, con lo que el remedio sería peor que la enfermedad. Es uno de los usos de la soda cáustica para el ámbito doméstico más extendidos. Pero también el que tiene en la fabricación de jabones naturales.
 
Por supuesto, esta fabricación de jabones naturales en pastilla se realiza tanto de manera casera como de manera industrial. En ambos casos sin embargo resulta indispensable. En concreto, se utiliza la sosa cáustica para la disolución acuosa. ¿Te gustaría crear tu propio jabón en casa? Pues en ese caso solo necesitas tres componentes esenciales: el agua, un aceite preferiblemente de origen vegetal y sosa cáustica. Así obtendrás jabones cien por cien naturales sin ingredientes artificiales añadidos. Bienvenido a la cosmetica natural.
 
En cuanto a los usos de la sosa cáustica en la fabricación industrial la lista es prácticamente interminable. La principal industria en su empleo es la industria química. Así, podemos encontrarla como ingrediente básico en la formulación de medicamentos, en el desarrollo de productos de limpieza o en la fabricación de varios tipos de productos desinfectantes. También lo encontramos en la industria alimentación como sustancia de refinamiento, en la industria textil, en la industria del papel o en la industria de las pinturas.
 
 

Sosa cáustica en la piel

Lo mencionábamos antes: la sosa cáustica resulta muy corrosiva a elevadas temperaturas. Pero además de en estado sólido, la sosa cáustica resulta muy peligrosa cuando se disuelve en agua dado que desprende un vapor perjudicial para nuestro organismo. Sea como sea, está claro que la sosa cáustica en la piel puede ser muy dañina. Esto nos obliga a utilizar todo tipo materiales que nos protegen de sus efectos tanto corrosivos como tóxicos. Materiales como los guantes, las gafas o las mascarillas son imprescindibles.
 
 

Cómo se fabrica la soda cáustica

¿Cómo se fabrica la soda cáustica? Pues existen dos mecanismos de producción. Uno mediante la llamada celda electrolítica. Sea de diafragma, de mercurio o de membrana, las tres nos sirven para generar la soda y comercializarla. Dos mediante procesos químicos. En concreto, mediante la reacción de carbonato de sodio con hidróxido de calcio. De es manera se obtiene el hidróxido de sodio, además de carbonato de calcio. Con estos procedimientos se trabaja diariamente para generar toda la soda cáustica empleada tanto en las casas como en las fábricas industriales.