Cada vez son más personas quienes apuestan por introducir la cosmética natural en sus vidas. Tiene sentido. Después de todo, ¿acaso no queremos sacarnos partido estéticamente sin dañar nuestra piel ni nuestra salud en el proceso? Por supuesto que sí. Tenemos que pensar en lo que resulta mejor para nosotros. Sin embargo, también tenemos que pensar en lo que resulta mejor para los demás, incluidos los animales. En el artículo de hoy resolveremos las dudas acerca del testeo en animales para productos cosméticos. La gran pregunta es: ¿es legal?
 
 

¿Es legal el testeo de animales?

Queremos aceptarlo o no, la realidad es que los seres humanos hemos hecho cosas horribles a lo largo de los milenios y de los siglos hasta encontrar la madurez suficiente para percibirlas de otro modo. El testeo en animales es una de ellas. Durante muchas décadas la industria entera y muchas otras industrias acostubraron a probar los cosméticos en animales antes de sacarlos al mercado. Sin embargo, y a pesar de la desinformación presente en internet, experimentar con animales con fines cosméticos fue prohibido hace once años.
 
Más concretamente, fue con la entrada en vigor del Reglamento 1223/2009 desarrollado por el Parlamento Europeo y del Consejo de 30 de noviembre de 2009 sobre los productos cosméticos con el que comenzó dicha prohibición. Según el texto, se prohíbe en la Unión Europea “la introducción en el mercado de productos cosméticos cuya formación final haya sidi objeto de ensayos en animales y la introducción en el mercado de productos cosméticos que contengan ingredientes o combinaciones de ingredientes que hayan sido objeto de ensayos en animales”.
 
Pero el reglamento tiene más que decir acerca del no testado en animales. Como que también se prohíbe “la realización de ensayos en animales de productos cosméticos acabados”. Esto no quiere decir que en todos los países del mundo estén prohibidos los ensayos experimentales de cosméticos con animales. Algunos países asiáticos como China incluso establecen la obligación de testar en animales los nuevos principios activos. No obstante, esos productos no pueden ser comercializados en la Unión Europea. El reglamento es muy claro al respecto.
 
 

Empresas que experimentan con animales

Esto implica que en el mundo todavía quedan empresas que experimentan con animales para la aprobación y comercialización de sus productos cosméticos, pero que dichos cosméticos no son vendidos en nuestro país. Esto es muy importante de comprender porque todavía persiste muy presenta la idea de que algunas empresas testan sus productos en animales en países donde sí es legal y más tarde los comercializan aquí. Eso es imposible. Para poder comercializarlos aquí necesitan pasar otro tipo de pruebas que hacen completamente inútiles las pruebas animales.
 
¿Qué pruebas? Pues pruebas muy diferentes. Por un lado, los componentes cosméticos tendrán que ser evaluados según distintas bases de datos que contienen las medidas toxicológicas. Por otro, las opiniones de los paneles de expertos como el Scientific Committee on Consumer Safety y toda la bibliografía existente sobre los diferentes ingredientes. En general, la nueva evaluación trata de sustituir el testado en animales por pruebas científicas de otra índole que, unidas, aporten la información necesaria para comercializar los productos de manera segura.
 
 

Marcas que no testan en animales

Es conveniente repetirlo una vez más: todos los cosméticos que podemos encontrar en tiendas españoles están exentos de experimentación animal. En ese sentido, las marcas que testan en animales operan en otros países donde dicho procedimiento aún no ha sido prohibido. Eso hace que los sellos de los cosméticos tipo “no testado en animales” sea redundante y meramente de carácter publicitario. Después de todo, cualquier producto comercializado aquí por la industria cosmética en España cumple también esos requisitos. Incluidos los nuestros. Heberfarma está comprometida con el bienestar animal.